viernes, 16 de febrero de 2007

Sobre pasiones y desamores con la Ciudad de San José, y... nuestra Autopista al Sur....


No se porqué la ciudad de San José me despierta tantas pasiones y desamores. Será porque es la ciudad que vivo y en la que he crecido, y como a una persona se le llega amar tanto como a odiar.


Porque, les voy a confesar, que a pesar de que me encanta la idea de ese San José Posible, he llegado a desearle lo peor a esa maltrecha ciudad, he llegado a desearle la muerte, su destrucción total, su desaparición del mapa. Recuerdo que más de una vez he pensado y comentado con ira, que Ojalá que un terremoto la destruyera por completo para volver a reconstruirla. He deseado que una falla poderosa y subterránea descargue toda su naturaleza sobre esa cajita de fósforos que es San José. He deseado que un incendio fatal la deje entre cenizas, todo con tal de no tener que soportar sus desesperantes contradicciones.
Pero por otro lado y en vista de que esa falla no se ha activado, que el terremoto más esperado está en la Península de Nicoya, que los incendios se reducen a casuchas y el INS con los Bomberos son rápidos e intrépidos apagadores de fuego, pues me resigno casi, a pensar que puede mejorar, que puede ir cambiando, que van a haber "benditas reformas". Todo una mierda. Pero digamos que en vista de toda la serie de fuerzas que se conjugan en contra y a favor de esas mejoras, esperamos que de ese caos surja algo.
¿Porqué esa rabia? Son muchas razones, pero una vez más el TEMA TRANSPORTE SE IMPONE. Para muchos no será nada, pero ayer haciendo cálculos, pasé más de 2:30, en transportarme al trabajo, sumando la ida y la vuelta, en un tramo que se podría realizar perfectamente en 45 minutos, ida y vuelta. Y ESO ES ABSURDO. ES UN CAOS, UN MALDITO CAOS.
Las presas como las de ayer, les toca vivirlas a todos, tanto a los que van con sus mercedes del año, full music y aire acondicionado, como al perol que no paso el RTV, o a las latas de sardinas de los autobuses. TODOS, al menos en eso hay igualdad. A todos les toca vivir y perder el tiempo, enfermarse el hígado de la chicha que da estar inmerso en ese mar de autos. A todos por igual, y eso está bien, para que todos se sientan culpables de salir con su carrito, de llenar 1+1+1+1+1+1+1+1+1+1++1+1, las calles. La acción, y la decisión debe ser conjunta para mejorar la mierda que tenemos en la actualidad. NO MAS CARROS, SI AL TRANSPORTE PUBLICO=pero mejorado, reformado, modernizado, ultrrápido, a toda hora, con miles de destinos. No es posible. Sobre el tema de los autos ya había hablado en enero ("Importación de automóviles aumentó un 20% en el ... ) y es un factor fundamental, la necedad de optar por un auto como opción de transporte. Tenemos que exigir un transporte Público moderno y eficaz, no podemos seguir optando por el individualismo de tener cada uno su carro y meterlo donde se le de la gana, porque no hay infraestructura para que la "libertad" de cada uno se lleve a cabo.
Hay demasiada descoordinación, desorden, e intereses mezquinos en cada uno de nosotros. Hay poca visión y definitivamente, como todo aquí, es a 0,000001 kmh. El tortuguismo es nuestra esencia, la corrupción nuestra economía por antonomasia, la democracia el fraude más grande de la historia y nuestro gran orgullo NAZIONALISTA.

Nuestra autopista al SUR es nuestro Destino, destino de amores y relaciones y soluciones improvisadas, efimeras, vivencias que no sobreviven más que en el presente por intereses ridículos, porque no tienen futuro. Algunos pretenden actuar para MODIFICAR ese futuro, ojalá esos visionarios puedan actuar en medio de esta maraña que es nuestra ciudad-sociedad-suciedad.






Technorati Tags:
, , ,

5 comentarios:

Jorge dijo...

Malui me encantó este tema... creo que has encontrado un buen balance para escribir... estoy totalmente de acuerdo y comparto muchas de las cosas y sentires que ponés ahí.

Yo soy de los que sí cree en un cambio, pero a veces mi balanza se vuelca a lo "naive".

Muy bueno, de verdad!

Ahí la sigo leyendo...!

Gladys dijo...

Buenìsimo tu comentario. Es cierto que es una ciudad desesperante y las presas son para enfermarse de la rabia. Es por eso que trato de andar en las horas en que todo el mundo està "trabajando" (supongamos) o agarrar por los atajos que nadie toma, aunque la vuelta sea màs grande. Si bien trato de no estresarme, me duele mi tiempo perdido e intento controlarme y no maldecir cuando estoy en medio de una presa... porque sè que igual , nada cambiarà aunque estè furiosa. Y no es cuestiòn de enfermarse.
Y hablando del principio, una amiga mìa decìa hace muchos años: a San josè habrìa que destruìrla por completa y volverla a construir.Es la ùnica forma.
Pero como no es posible, tal vez sea posible una San josè mejor... en sueños? dentro de cien años? cincuenta? Bueno, a armarse de paciencia.
El dìa ese en cuestiòn, fue para Sabana Sur realmente caòtico: simplemente NO SE PODIA SALIR DEL BARRIO. En caso de emergencia, como hubo, la ùnica soluciòn fue salir a pie.
Y en las noticias, como si nada, como si fuera lo màs normal y cotidiano. Pero fue realmente algo desastroso.
Bueno, buen viaje mañana al trabajo!

fallitas / chepe centro dijo...

Siempre me he preguntado por qué carajos lo llaman transporte público, si está totalmente en manos privadas, en concesiones que son como pactos con el diablo, que tienen años y durarán miles de años más. Es un negocio privado, y sus dueños no son brutos, tratarán de sacar la mayor ganancia posible, desde luego, a costas del pobre (y paciente a la fuerza) usuario.

roche dijo...

Excelente Blog!

Pato dijo...

Wow...la verdad es que es impresionante lo que ha crecido este blog, y lo que mas me gusta es la manera en que esta escrito. De verdad es como adentrarse en una odisea hacia lo desconocido...y miren que llevo viviendo en san jose casi 30 años...de los cuales me acuerdo talvez de unos 24...pero igual, es increible pensar una ciudad diferente. A veces me despierto con esas ganas tambien de tener un telefono rojo a la par de mi escritorio y poder llamar a Bush, o a cualquier loco que tenga una bomba atomica y decirle que mande a destruir esta ciudad de amor/desamor. Pero uno siempre recapacita y se dice, que es una ciudad que tiene mucho por ofrecer. Gracias por este recorrido.
Ernesto