domingo, 26 de agosto de 2007

"Una ciudad es un mundo cuando amamos a uno de sus habitantes" Lawrence Durell, Justine.

Leyendo el post de Faro Tuerto, y escuchando esta pieza maravillosa de Zbigniew Preisner y leyendo un poema de Borges, me llevaron a pensar en los amores en las ciudades...

Y asi es como a veces se viven las ciudades, por los amores. Recorrer las calles y esquinas con la mejor compañía...Una risa, un gesto, dar la vuelta y ver algo maravilloso en algo tan normal. Lo feo se vuelve hermoso, el café huele mejor, las bancas de los parques toman relevancia, las palabras tienen eco....una sombrilla compartida...una pizza bajo la lluvia y el esmog...se camina más de la cuenta con tal de lanzar palabras al aire con esa(s) persona....la última pelicula...las compras...un tema serio...cualquier cosa....

(El video lo escogí fundamentalmente por la música) aunque las peliculas de Kieslowski son una maravilla...todo empezó por caer aca ;


Habré de levantar la vasta vida
que aún ahora es tu espejo: cada mañana habré de
reconstruirla.
Desde que te alejaste,
cuántos lugares se han tornado vanos
y sin sentido, iguales
a luces en el día.
Tardes que fueron nicho de tu imagen, músicas en que
siempre me aguardabas,
palabras de aquel tiempo,
yo tendré que quebrarlas con mis manos.
¿En qué hondonada esconderé mi alma
para que no vea tu ausencia
que como un sol terrible, sin ocaso,
brilla definitiva y despiadada?
Tu ausencia me rodea
como la cuerda a la garganta,
el mar al que se hunde.
J. L. Borges

4 comentarios:

Homo surfus dijo...

El amor, el amor, hace de cada rincón el sitio más romántico que pueda haber, así llueva o truene. Es cuando uno empieza a amar su ciudad, su pueblo,...su país.

silvia piranesi dijo...

ay maluigi, qué lindo post..

esperar en las esquinas, ir a los restaurantes a pedir lo nuestro, y cuando no está, puña, caminar medio atristado y detenerse en vitrinas o esconder el único libro que queda del autor favorito porque no ando un cinco.

Heriberto dijo...

Es que con amor las calles son más cortas.
Me han gustado mucho tus reflexiones.

ev dijo...

Este me gustó mucho. El romance urbano. Cuantas historias por ahí estoy segura que da para un libro María, yo misma tengo algunas historias que recordé. Excelente. La gente rememora más los romances de playa o de vacaciones, cuántos romances también habrá habido de extranjeros que vinieron de vacaciones a Costa Rica y tuvieron su romance. La ciudad del amor por tradición siempre ha sido París, que bonito si San José pudiera ser igual de amorosa, pero no del tipo que se paga con dólares en las cercanías del hotel Del Rey. Eso claro está, no es amor urbano. Muy linda música y bella poesía.