lunes, 26 de marzo de 2007


Estrategias para la sobrevivencia en CHEPE
(se aplica a casi todo el país, con preponderancia de las zonas urbanas)


Vieras que ahuevado un taxista le robó a mi novio la cámara de fotos con la que hacía las fotos par el blog. Si bien él no está tan ahuevado por lo material(aunque evidentemente si), lo está sobretodo por las fotos que venía de tomar en el Lago de Ometepe en Nicaragua. El taxista esperaba nada más y nada menos que en las afueras de Ticabus. Atención.
Así que tendré que buscar alguna opción para poder seguir haciendo los recorridos por este chepe violento y fijar en la imagen aquellas cosas y lugares que le dan vida a este blog y al tema del San José Posible. Mi novio como italiano que es y a pesar de todas las sugerencias y advertencias que le he hecho, no había interiorizado lo que ya muchos de nosotros tenemos como cultura de la sobreviviencia en una ciudad y país en guerra. Si, Costa Rica vive en guerra y todos tenemos interiorizadas una serie de estrategias y métodos para estar alertas en todo momento, estrategias de sobrevivencia. Lo interesante es tener que explicárselas, y con toda normalidad enumerarlas, como cosa normal. Básicamente todo extranjero que no ha estado nunca en países "tercermundistas" deberían llevar un curso intensivo, de estrategias de sobrevivencia, un curso que nosotros llevamos desde nuestro nacimiento.
Para una persona que viene de países que no están acostumbrados a este tipo de violencia, y el robo no forma parte de las preocupaciones diarias, esta enumeración de estrategias les parece una cosa surrealista, terrorífica, pero tal ves les pueda resultar útil.

La cultura del miedo y la desconfianza forman parte de nuestras acciones interiorizadas para movernos en esta cultura. Donde cada desconocido y hasta conocido puede ser un ladrón, asesino o violador. Pero como las apariencias engañan, no podemos nunca saber a ciencia cierta quién será ese "malhechor" que quiere violar "la propiedad privada", "la integridad" o "la vida".

A muchos turistas que viajan a latinoamérica, les entregan con frecuencia un manual de precauciones a la hora de llegar a un país, o en alguna agencia de viajes. Es común, por lo tanto que los turistas sean blanco de robo y asalto por parte de quienes buscan plata fácil y que por lo tanto les den algunas indicaciones de cómo sobrevivir en estos países. De alguna manera todas las personas que están gozando de la mayor industria del país(el turismo), están preocupados, si bien no son solo los turistas quienes están "en la mira" de los "malhechores", solo que la ingenuidad los hace más vulnerables, pues no están acostumbrados a estas formas de violencia cotidiana en sus países.
Voy a enumerar algunas estrategias y variables que ya tenemos interiorizadas y que consideramos(supongo que muchos de ustedes también) cuando se está en la calle recorriendo la ciudad o cualquier otro lugar.
EN LA CALLE A PATA: Se define el área en la que se está. Peligrosa, medianamente peligrosa, baja en peligrosidad. Cantidad de gente que hay alrededor. Cantidad de negocios que hay en la zona, si están abiertos o no. Tipo de negocios. Presencia de policías o no.
Iluminación del lugar, hora en la que se circula. Acceso a transportes públicos. Conocer la zona, para saber por donde moverse en caso de peligro. Mirar siempre quién está detrás, a los lados, al frente, mientras se camina. Observar movimientos, actitudes, miradas. Formas de vestir y accesorios, formas de caminar. Si las personas van de a uno, de dos o en grupos de más. Si son hombres o mujeres. Cruzarse de acera cuando uno se sienta insegura de la persona que viene adelante o atrás. Doblar en la esquina más cercana, y si hay un negocio meterse. O simplemente buscar donde haya más gente.
Si se va solo o acompañado. Nada es seguro, así que ir dos personas no asegura nada. Mujeres acompañadas por dos o más hombres es más seguro. Si bien también se puede caminar solo o sola, claramente bien precabido y a ciertas horas.
PERTENENCIAS: Ojalá llevar la plata en el bolsillo del pantalón, si se tiene o no celular que no esté en la superficie de los bolsos o mochilas. Evitar vestirse muy "nice" para evitar ser un foco tentador. Cargar siempre pocas cosas de valor en la mochila o bolso, y llevarlo siempre pegado al cuerpo, no despegarse de él, o simplemente esta atento. No perder de vista NUNCA el bolso u otras pertenencias. No cargar nunca mucha plata y si se tiene, volver temprano a la casa(bus), o tomar un taxi. Caminar como si no se anduviera nada especial, como si fuera cualquier día, para disimular ser un limpio. Hay formas para hacerlo.
Evitar sacar el rollo de billetes, o los billetes de 10 000 como si fueran un billete de mil. Por eso se trata siempre de pagar con monedas, con billetes de 1000, o 5000 y cambiar los billetes de 10000 en lugares seguros. Igual sucede con cualquier pertenencia de valor. Sacarlas solamente lo necesario, y mirar a todos los puntos cardinales y definir quien observa con mirada sospechosa, quien tienen ciertos movimientos del cuerpo sospechosos, rutas poco definidas y aleatorias. Igual con los carros sospechosos que vienen por atrás y lento. Volverlos a ver a ver que intenciones tienen, si son gente que vive por ahí, o están vigilándonos o persiguiendonos. Si son polarizados, tres veces más peligrosos. Si andan dando vueltas, sospechosamente, meterse en algún lugar o meterse en una calle que esté contravía para ellos, si es cerca de nuestra casa, CORRER y escabullirse a la seguridad del hogar.(para eso hay que estar en forma, buena condición física, zapatos cómodos que aguanten una buena huída, no tacones, ni chancletas, siempre ropa cómoda)
No hablar con desconocidos que parecen muy simpáticos, que no están haciendo ni picha en un parque o una calle, o que parecen que no tienen nada que hacer en la vida. Desconfiar de quien pide la hora, de quien parece querer hacer una pregunta tonta, de dos hombres que se acercan sospechosos, si son más de dos...Oh Oh!!Para pedir direcciones, pedírselos a mujeres, o viejitos. O mejor aún a gente de los negocios, si es posible andar mapa y no hablar con nadie. Caminar con seguridad, como si se conociera de memoria los diferentes trayectos que se realizan.(tal vez por eso mismo a veces uno no se sale de ciertos circuitos) LO DESCONOCIDO PUEDE SER FATAL.
TAXIS: Pedir siempre la María. Que tengan placa. Saberse muy bien la dirección de la casa o el lugar al que se va, pronunciarla claramente, como si fuera un recorrido natural, cotidiano, para que no sospechen que uno es primerizo en el recorrido, y que no lo lleven a dar vueltas. Además uno debería saber cuanto es el precio promedio de ciertos recorridos para que no se lo cojan(si se lo cojen, mejor quedarse calladito, no se sabe que reacción puede tener el taxista). Sentarse en el asiento de atrás, no subirse si hay más personas en el taxi(además del conductor), fijarse si el taxi está vacío antes de subirse, mirar si es un taxi de una empresa conocida y ojalá tomarle la placa, y ojalá que algun amigo o grupo de amigos hagan la escenita de: -Llamanos en cuanto llegués.(para que el taxista sepa que sus amigos están al tanto). Mirarle la cara al chofer y tratar de adivinar con no se que sentido, que esa persona puede ser honrada!!Si es viejo, joven, mechudo, tipo tradicional, mafiosin, hay muchos tipos, pero la verdad es una ruleta rusa. Los taxis con polarizados son peligrosos, mejor evitarlos. Evaluar no se para qué, el estado del carro, si es bueno, destartalado, un Hyunday etc. Si se va solo, jamás meter cosas en la cajuela, todo al lado nuestro, mochilas bien agarradas, mirar los movimientos de la mano y el cuerpo del taxista. Pagar y bajarse inmediatamente. Ojalá tener lista la plata para cuando se realizó el recorrido, y ojalá andar menudo y haber cambiado el billete de 5000 o 10000, para no tener que pagar y recibir vueltos malos, billetes falsos, o que se queden con el vuelto y lo saquen a patadas del taxi. Jamás parar a un banco, cajero, sacar plata y volver a entrar a un taxi. Ellos no tienen que saber nunca que se anda mucho dinero.
Jamás bajarse y que las cosas, mochilas y bolsos se queden adentro, pues el taxista puede arrancar en cuanto uno se baje.(así le robaron el fagot a una amiga) Si van dos o más, que haya uno sea el último en bajarse mientras se sacan las pertenencias. Ojalá llamar los taxis por teléfono a la empresa para que lo recojan en la casa u otro lugar, en vez de tomarlos en la calle, sobretodo en las noches, después de una fiesta entre otros. Ojalá tomar taxis entre varios, si bien no siempre hay gente con el mismo destino.

Por el momento esas son algunas de las formas interiorizadas y metódicas que se utilizan a diario, para movilizarse en la ciudad de San José y alrededores(casi que todas las zonas urbanas, periferias, etc) y evitar a toda costa ser asaltado, robado tontamente. Puedo asegurar que funciona, pues en mi vida solo me han asaltado 1 vez con pistola(a un grupo de 4-5 personas), y todos parece teníamos desactivados esos mecanismos, pues estábamos medio tapis saliendo de una fiesta, y en la peligrosa zona de la Roosvelt, San Pedro.(en vez de llamar taxi, decidimos ir a buscarlo, craso error)
Por supuesto, como le decía a mi novio, hay veces que no hay nada que hacer, que está uno como gato encerrado, (no hay chapulin colorado que salga a defenderlo)donde no hay opciones y eso puede ser una lotería(no hay estrategias que valgan) A unos los matan para robarles las tenis, a otros simplemente los asaltan, a otros los golpean. Si lo van a robar, NO RESISTIRSE, dar todo, de inmediato y que se vayan rápido. Al muchacho que mataron este fin de semana se resistió por un par de cachos, y de un balazo lo mataron. A veces es por una bici, por un celular, por un discman. Es decir por cualquier mierda te pueden matar, entonces mejor andar precabido. Si bien así las cosas no cambian, al menos salvamos a nuestra pequeña individualidad en esta sociedad, donde todo es una guerra de sobreviviencia. Los que no tienen contra los que tienen, los que no tienen nada contra los que tienen un poquito, los que tienen pero hacen del robo un modus vivendi contra todos, los que tienen mucho y quieren más contra todos, los que por oportunidad se aprovechan de los descuidados. Básicamente una guerra civil de todos contra todos.
Hay miles de estrategias más, como las de cuando se anda en auto, las de la casa y la propiedad privada(las rejas, el alambre navaja, las alarmas, y la seguridad privada ya hablan por si solas), los paseos, entre otros. Pero lo dejaré hasta aquí, enumerando las estrategias para los de a pie, los que circulan los espacios públicos, que es donde se da ese temor generalizado de ser atacado. Es una forma de concientizar de cómo estamos acostumbrados a actuar, pensar, a vivir, con miedo, si bien ya forma parte del todo de nuestras vidas, pero que refleja le descomposición social que viven nuestro países, y que para no ahondar mucho, tiene muchas perspectivas desde donde analizarse. Lo que si es la PURA VERDAD es que en el diario vivir aplicamos todas esas cosas, ¿no se ustedes? y hasta se puede vivir tranquilamente, bien, una vez se asumieron como propias todas esas estrategias. Pero igual vivimos con un miedo oculto.

Articulos relacionados:Turistas en peligro al salir del Santamaría, Un enfoque más serio, Galopante ola de delincuencia golpea a comercio turístico, Consejos para su seguridad

15 comentarios:

Oskr dijo...

es molesto pero hay que aceptarlo, es horrible tener que salir y estar pendiente de todo lo que nos rodea, ver quien vienes atras, adelante, a los lados, etc. La verdad yo no disfruto salir de esa manera, pensar que tenemos que devolvernos antes de que oscurezca para evitar el peligro.

Jorge dijo...

es una triste realidad, pero uno se adapta, no se puede vivir encerrado. por ahí escuché alguien que dijo que la guerra centroamericana se volvió una guerra local de cada país, es el mismo negocio de la industria del terror, el mercado de las armas y demás.

Gladys dijo...

Asì es este San Josè...posible o imposible? Nadie puede andar relajado por allì.MAS VALE QUE NOS TOMEMOS UN BUEN CAFÈ O UN TÈ ENERGIZANTE... que nos servirà para estar alertas, y al mismo tiempo poner los pies en polvorosa cuando la ocasiòn lo amerite.
Y con los taxis, ojo. El domingo saliò una carta en LA NACION de un argentino al que asaltaron dos veces en quince dìas... asì que no se lleva un buen recuerdo... Hay que ponerse las pilas y denunciarlos, para que no se crean que estaràn impunes.Saludos!

El Chata dijo...

No queda de otra que defendernos nosotros mismos.

Viste: lo de Toledo es un claro ejemplo de lo que está pasando... ¿cómo puede ser que los hayan agarrado in fraganti y los suelten a las 24 horas?

Puta, es que las leyes en CR están patas arriba.

Tartaruga dijo...

Que tristeza!!! Definitivamente...muy triste. Gracias por el manual, Maria....tendrá que ser traducido al inglés y al francés, porque no al italiano también. Lo siento por la cámara!

maluigi dijo...

Después de escribir esto, salí a la calle. Pero vi que en realidad la gente no es que camine estresada, en realidad anda bastante relax. Son cosas interiorizadas, pero que se aplican en ciertos casos, sino el resto del tiempo la gente anda según las observaciones relajadilla.

Pero si igual siempre me he preguntado si el miedo es proporcional a los hechos, si no viviremos en una paranoia fomentada por los medios...

Las varas están hueisas, solo ver como cualquiera tiene un arma en sus manos para cuando quiere asaltar, o de la chicha matar a alguien....este pais de paz, está feo feo...

Fallitas dijo...

Hola María Luisa
Pues que agüevado con lo de la cámara. Esta creciente inseguridad (y sensación de inseguridad) es recurrente entre los que andamos por Chepe. Yo, personalmente, soy de los que camina por San José con un BlackJack en la mano. Triste pero cierto.

Por cierto, te dejé un reto en mi blog. A ver si lo aceptas.
Saludos!

Gladys dijo...

Bueno, y podrìamos agregar un manual para el conductor...
Primero, andar puertas y ventanas cerradas, aunque adentro vaya como en el horno ... Ojo en los semàforos.Fijarse si se le pone un motociclista a la para mirando con insistencia hacia adentro.
Y en los semàforos, ojo a la cantidad de vendedores, desde melcochas, lapiceros , tarjetas, periòdicos, tìteres, mandarinas y todo tipo de fruta de la època, paraguas, relojes, fundas para celulares... hasta loterìa... gorros, banderas de Costa Rica o de equipos de fùtbol... gente que pide...
Mirar por el retrovisor a ver quièn viene atràs. No meterse a altas horas por calles muy solitarias. Atento a esas horas por los borrachos que andan sueltos y los vivos que juegan a la ruleta rusa en carro, saltàndose los semàforos...
Cuando sospecha que lo siguen, meterse en una gasolinera o buscar donde haya gente para detenerse. En caso de emergencia, llamar al 911, aunque le hagan multa por hablar desde el carro.
Y en caso de lo peor, que lo hagan bajar del carro... es preferible perderlo que perder la vida...
Besos! Verè si se me ocurre otra cosa, pero se aceptan sugerencias.

Jen® dijo...

que mala nota lo del robo!
es que no solamente le quitan una cosa material, le quitan la tranquilidad y la buena fe en la gente. :(

maluigi dijo...

Mae que rajado Fallitas con un black jack. Como se usa eso?
Enfin, tampoco me parece que el crimen esté solo en San José centro, De hecho estoy segura que hay zonas más peligrosas. Los mismos suburbios, y barrios periféricos son peligrosos porque es donde más vive la gente.

Sudaka dijo...

Completamente de acuerdo. Hay zonas mucho más peligrosas que el centro de San José. De hecho en este momento creo que los únicos lugares seguros (por ahora) son los que mencionás en el post anterior.

maluigi dijo...

De hecho sudaka, son realtivamente seguros. Cada clase social se ve sumida en algún tipo de inseguridad. Los habitantes de esos grandes residenciales no suelen andar a pie,ó en taxi están menos exentos de asaltos o robos menores, pero están más propensos a los tipos de robos como los que menciona Gladys, que son en auto, o a secuestros, pues estos tienen la plata loca. A los de a pie les roban las tenis, el celular, la billetera, la mochila...el sueldillo...todo es relativo al lugar donde se vive...

El Chata dijo...

Maria Luisa: el blackjack es simplemente una macana como la que usa la policía, solo que retráctil.

A la gente no le está quedando de otra que armarse. Triste, pero cierto. Ya verás a los chamacos saliendo del cole con spray y gente en las calles con cuchillos y garrochas.

Cromatica dijo...

Casualmente un amigo bloggero de la BBC Mundo, escribio un post acerca de nuestros paises en Latinoamerica, y le comentaba que eso es parte de nuestro estilo de vida, adaptarnos a vivir con malicia como forma de supervivencia, cuando regrese a CR. me causa temor el que estoy algo desadaptada de esa forma de sobrevivir, espero que el ajuste no sea cruel mientras lo hago.

Pero aun me quedan esperanzas porque este estilo de vida cambie y que entre todos le busquemos solucion.

Abrazos

Usura dijo...

Hola, primero decirte que muy interesante el blog y la forma en que describes a nuestra amada “ciudad” capital.

Mi comentario es para contarles varias experiencias de mi diario vivir en San José:

- Vivo en San Isidro de Heredia, por lo tanto, de no ser que tome una ruta más larga de lo normal, usando Heredia como escala, debo tomar el autobús que va de San José a mi querido cantón. ¡Oh triste y destetable maldición! La parada es un verdadero atento a la vida y es un estrés diario insoportable, para aquellos que no tenemos la platilla para comprar un carro propio. Ubicada 300 al norte del Correo, está en la última y más horrible cuadra del lugar. Rodeada de burdeles, bares, sitios de exhibición de pornografía, night clubs, casas de muy dudosa actividad… incluso un lindo y activo “búnker” de drogas unos metros más abajo. Los usuarios nos salvamos un poquito gracias a un abastecedor que se encuentra justo enfrente de la famosa “parada”, pero hay que ver lo que sucede de las 9:00pm en adelante: el lugar se convierte en tierra de nadie, lleno de “bichos” raros, ¿movidos por qué exactamente? ¡Drogas! ¡Maldito flagelo! Estas personas se olvidan de quién son y hacen lo que sea para obtener su diaria “porción” de tóxicos. ¿La Municipalidad hace algo? –Pues no- ¿A la empresa de servicios de estas rutas le importa un bledo? –Pues no tampoco, sólo les importa hacer plata y nada más…- .
A veces me resigno cuando me toca tomar el autobús tarde en la noche a “fingir” que soy de San Isidro, pero de Coronado, y me hospedo un ratito en la Terminal de ese cantón que está a la vuelta, la cual SI es una terminal de verdad y pertenece, según se ve, a una compañía que SI valora sus clientes ¡que envidia por Dios Santo!
Hasta tenemos delincuentes imaginen ustedes, que ya nos conocen a varios usuarios, y saben que viajamos por ahí regularmente ¡nos esperan para amenazarnos y “perdirnos” gentilmente que les “colaboremos”! ¿Hacer algo en su contra? Eso sería un negocio peligroso. Ellos viven ahí, tienen sus “amigotes” y saben que estamos atados de manos, que si les denunciamos, en menos de 24 horas están listos para salir a la calle otra vez y tomar venganza… ¡Oh Dios, protégeme a mi y a mis coterráneos por favor! Pues la policía brilla por su ausencia también, y estamos… solos.

- No es sólo un problema de “zonas rojas”. En las paradas de Coronado, pero las busetas amarillas, por el Morazán, el hampa ronda también sin control y a plena luz del día. Cierto día me encontraba esperando mi novia –por la cual doy mi vida de ser necesario- y de pronto, un tipo sin ninguna vergüenza me dice “ya sabe a lo que vengo”, “déme un rojo…” Como no quería arriesgarme a ver a mi novia en peligro en cualquier momento en que llegará, pues se lo di… Pues se levanta la camisa, me enseña todo el hombro lleno de puñaladas y dice: “vea como ando… déme otro rojo”. Sólo Dios me ayudo a tener calma y darle lo que quería… pero pienso ¿y si no fuese sólo mi vida, sino también de alguien a quien amo? ¿Policía? Ninguno por el lugar… ¿Las demás personas? Pues cada uno por su lado.

- También me he resignado al “robo silencioso” Pues sí. Siempre que camino acompañado de mi novia, y sé que a muchos les pasa, pues nos abren los salveques… Ella y yo nos sentimos mal por esto, pero ya estamos más tranquilos, la solución es no usarlos, y si lo hacemos, no cargar nada de valor en los bolsillos pequeños, los cuales son sus lugares “favoritos”. Ahora sólo pueden encontrar cepillos y pastas de dientes, servilletas o peines… Vean como hay que olvidarse de ser uno mismo, viviendo en su tranquilo cantón y ajustarse a San José… ¿poblar de nuevo este lugar?

Con estas pequeñas reseñas sólo quiero enseñarles mi experiencia de algunos años caminando como buen limpio por San José; donde cada vez veo que la clase media desaparece y pasamos a ser pobres todos, abandonados por las autoridades que cada cuatro años elegimos con vagas esperanzas…

Saludos